La reducción de la huella de carbono se hizo más fácil con la nueva Norma Internacional

Todos nos estamos ahogando en el calor del calentamiento global, como lo demuestra la reciente ola de calor europea, y pronto puede convertirse en la norma. Un estudio demostró que si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando como lo hacen, para el año 2100 el 74% de la población mundial estará expuesta a olas de calor mortales. La única solución es reducir nuestra huella de carbono, pero primero debemos medirla. Se acaba de publicar una norma ISO acordada internacionalmente para cuantificar la huella de carbono de los productos.

Según Global Footprint Network, una organización internacional de investigación sin fines de lucro que ofrece información y métricas para avanzar en la sostenibilidad, estamos cayendo en una deuda ecológica, y si seguimos consumiendo los recursos de la tierra al ritmo actual, pronto necesitaremos el equivalente a 1.7 tierras para sobrevivir.

El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, causado principalmente por nuestro consumo rabioso, ha provocado el caos climático y la consecuente interrupción del suministro de alimentos y agua que vemos ahora. Pero se puede hacer mucho para revertir esto al reducir nuestra huella de carbono.

ISO 14067: 2018, Gases de efecto invernadero - Huella de carbono de los productos - Requisitos y directrices para la cuantificación, acaba de publicarse como una Norma Internacional, proporcionando principios, requisitos y directrices acordados a nivel mundial para la cuantificación y notificación de la huella de carbono de un producto (CFP). Le dará a las organizaciones de todo tipo un medio para calcular la huella de carbono de sus productos y proporcionar una mejor comprensión de las formas en que pueden reducirlo.

ISO 14067: 2018 reemplaza la especificación técnica ISO / TS 14067: 2013, que se actualizó a la condición de Norma Internacional después de que el mercado señalara la necesidad de un documento más profundo.

Daniele Pernigotti, Coordinador del grupo de trabajo que desarrolló la norma, dijo que medir la CFP es considerado por la Convención de Marco de Referencia sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas como una forma clave de contribuir al logro de los objetivos internacionales de acción climática.

"Permite a las organizaciones ver con mayor precisión dónde se generan los principales impactos en su huella de carbono relacionados con la producción de sus productos, y así tomar las medidas adecuadas para reducirlo", dijo.

"Por ejemplo, si está relacionado con materias primas, puede investigar el uso de otras, o si está relacionado con el transporte, pueden observar mejoras en su modelo de logística o investigar a proveedores o distribuidores más cerca de casa".

Los cambios clave de las especificaciones técnicas incluyen un mayor enfoque en la cuantificación, moviendo otros temas como la comunicación a las normas en la familia de gestión ambiental ISO 14000; mayor claridad en una variedad de aspectos tales como el cálculo del uso de la electricidad; y la introducción de orientación específica para productos agrícolas y forestales.

ISO 14067 es parte de la familia de normas ISO 14060 para cuantificar, controlar, informar y validar las emisiones de gases de efecto invernadero para respaldar una economía baja en carbono.

La norma fue desarrollado por el grupo de trabajo WG 8 del comité técnico ISO / TC 207, gestión ambiental, subcomité SC 7, gestión de gases de efecto invernadero y actividades relacionadas, cuya secretaría se lleva a cabo conjuntamente por SCC, miembro de ISO para Canadá y SAC, Miembro de ISO para China. Se puede comprar a través de su miembro nacional de ISO o de la tienda ISO.

Fuente: ISO, escrito por Clare Naden el 22 de Agosto de 2018

Está aquí: Home News and Events La reducción de la huella de carbono se hizo más fácil con la nueva Norma Internacional